La ICTS SOCIB participa en la presentación del informe final del proyecto 'Costes pel Canvi'

El director del Sistema de Observación y Predicción Costero de las Illes Balears (ICTS SOCIB), Joaquín Tintoré, ha participado hoy en la presentación de las conclusiones del informe final del proyecto ‘Costes pel Canvi’, como responsable del estudio de los impactos y el riesgo asociado al aumento del nivel del mar y los eventos marinos extremos del proyecto. Este trabajo científico pretende ayudar a la planificación de medidas de adaptación a los efectos del cambio climático en las zonas costeras de las Illes Balears. En el acto han estado presentes el vicepresident del Govern i conseller de Transició Energètica, Sectors Productius i Memòria Democràtica, Juan Pedro Yllanes, y el conseller de Medi Ambient i Territori, Miquel Mir; y Lluís Gómez Pujol, investigador de la Universitat de les Illes Balears (UIB) que ha participado en el estudio.

La ICTS SOCIB participa en la presentación del informe final del proyecto 'Costes pel Canvi'

El investigador de la UIB, Gómez Pujol, el director de la ICTS SOCIB, Tintoré, y los consellers Yllanes y Mir. CAIB.

‘Costes pel Canvi’ es una iniciativa del Govern de les Illes Balears, concretamente de la Vicepresidència i Conselleria de Transició Energètica, Sectors Productius i Memòria Democràtica, que surge ante los primeros resultados obtenidos por el equipo científico liderado por la ICTS SOCIB, que involucra a investigadores de la UIB y del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados - IMEDEA (CSIC-UIB), sobre los impactos y el riesgo asociado al ascenso del nivel del mar y los eventos marinos extremos atendiendo a los escenarios del IPCC (The Intergovernmental Panel on Climate Change, en castellano, Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático). Estos primeros resultados se pueden consultar en el visor de la Infraestructura de Dades Espacials de les Illes Balears (IDEIB).

 

Efectos del cambio climático sobre la costa Balear

Según el estudio, para el año 2050 se prevé que el ascenso menos adverso del nivel medio del mar inunde, como máximo, 388 hectáreas de forma permanente y 188 de forma eventual, lo que afectaría a 619 y 1.453 personas, respectivamente. Por otra parte, en el escenario más adverso, afectaría a 833 hectáreas de forma permanente y 204 de forma eventual, asociadas al evento extremo con periodo de retorno de cien años (p.e. tormenta marina con periodo de retorno de cien años). Esto implicaría una afectación directa sobre 788 personas de manera permanente y 1.766 de forma temporal.

Para el año 2100 se prevé que, en el escenario menos adverso y asumiendo que se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, el ascenso afecte a 2.664 hectáreas inundadas de forma permanente y 352 hectáreas de forma temporal. En este sentido, afectaría a 5.647 y 3.010 personas, respectivamente. Por otra parte, el escenario más adverso del nivel medio del mar se prevé que afecte como máximo a 3.465 hectáreas de forma permanente y 427 hectáreas temporalmente, asociadas al evento extremo con periodo de retorno de cien años. Esto implicaría una afectación directa sobre 9.599 personas de manera permanente y 4.091 de forma temporal.

Entre las infraestructuras críticas, el elemento más susceptible de sufrir daños en cualquier escenario será el viario de titularidad municipal y/o privada, seguido de la red eléctrica en un sector muy localizado de la bahía de Alcúdia. Asimismo, los modelos de erosión de playas apuntan que parte del cableado de conexión eléctrica entre Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera será desenterrado en la zona más terrestre. También se verán afectadas algunas infraestructuras, como la planta de tratamientos de aguas de Muro y parte del cementerio de Maó.

En cuanto al sistema natural, entre los espacios de relevancia ambiental de las Illes Balears, s'Albufereta de Pollença y s’Albufera de Mallorca pueden llegar a perder entre el 70 y el 90% de su superficie actual. Además, 66 espacios de la Red Natura 2000 presentarán problemas asociados con el ascenso del nivel del mar. Sin embargo, la inundación permanente casi no afectará el suelo de uso agrícola e industrial, dado que se producirá el mayor impacto en el suelo de uso residencial.

La evaluación se ha desarrollado en el sector de costa asociado a 464 playas arenosas del archipiélago. Sin embargo, a efectos de modelización de la pérdida de superficie de playa seca y su derivada de prestación de servicios ambientales en términos de recreación, se ha considerado una población de 163 playas.

Ante el alcance del impacto del ascenso del nivel del mar previsto para 2050 y 2100 en las costas arenosas de las Illes Balears y dados los resultados aportados en este estudio, la Conselleria de Transició Energètica, Sectors Productius i Memòria Democràtica y la Conselleria de Medi Ambient i Territori, implicadas en ‘Costes pel Canvi’, han propuesto adoptar como línea estratégica incidir en la viabilidad de soluciones de protección natural, acomodación y/o retroceso de las playas antes de desarrollar estructuras de protección artificial que solo supongan una respuesta o solución a corto plazo. Además, han insistido en la necesidad de que las medidas de adaptación que se consensúen sean una oportunidad para mejorar las zonas costeras de las Illes Balears.

La financiación para desarrollar esta iniciativa surge del Planes de Impulso al Medio Ambiente (PIMA) del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (actual Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico).

Más información